Connect with us

WhatsApp-Image-20160622 (3)Por: Robert José Angulo Santos.

Después del rechazo generado por los medios de comunicación, ambientalistas, alcaldes, dirigentes y comunidades por la expedición de la licencia ambiental otorgada por la CVS a la sociedad portuaria Graneles del Golfo S.A , para la construcción de un puerto de carga de Carbón y otros minerales en San Antero, la CVS no tuvo otra opción que echar reversa, revocando la licencia ambiental otorgada, argumentando razones técnicas, jurídicas y sociales, así como la constatación de la presencia real de comunidades etnias y afro en la zona de influencia del proyecto a las cuales se les debió garantizar la realización de la consulta previa.

De haberse permitido la construcción de este puerto de carga de carbón y otros minerales en el municipio de San Antero se habría cometido la masacre más grande contra un ecosistema marino, independientemente de la forma de cargue y la tecnología  proyectada a utilizar, el peligro inminente de nuestra bahía de Cispatá estaba a la orden del día, la cual habría dejado seguramente consecuencias nefasta entre otros, en la vida, la salud, la pesca y el turismo de la región. Suficiente tenemos con los focos de contaminación que se han producido en el golfo de Morrosquillo producto del derramamiento de crudo de petróleo muy a pesar de las altas tecnologías que se utilizan para el transporte del mismo.

Colombia es un país famoso por sus riquezas naturales, por su biodiversidad en fauna y flora, somos el segundo país con mayor diversidad biológica.Hay muchos lugares de extraordinaria belleza natural, el  Amazonas, la Macarena, la Sierra nevada de Santa Marta,la Guajira, la isla Gorgona, Malpelo, Providencia y  un sin números de sitios especiales del que hace parte orgullosamente Córdoba con la Bahía más sostenible de país, Cispatá,  la cual tiene una diversidad inmensa que la hace muy sostenible. Tiene un área de 14 mil hectáreas de manglares que son las mejor conservadas de la costa Caribe, existe el Proyecto de Conservación del Caimán de Aguja,  especie en peligro de extinción, cuenta con las hermosas Playas de Arena Blanca, además las playas: el Nisperal, Upos, Punta Calao, Grau, Bello, Porvenir, cuenta con los Caños: Navios, Lobo, Salado, Palermo, Ostión, la Flotante, la Guerrero, Remedia Pobre, la Seca, la Angostura. Y las Ciénegas: de Navios, la Zona, Soledad (donde se practica la pesca). Encontramos el Islote la Punta del Terraplén, en épocas de invierno se puede apreciar la salida de Delfines Grises y Negros, podemos ir al Caño las “Cagá” y de “Galo” a ver como se recogen las distintas Aves para dormir, existe una variedad de Peces, Mariscos, Cultivos de Ostras, Sábalo, Robalo, Chipichipi, Almeja, Jaiba,  etc. Más de mil familias de esta región hacen un manejo sostenible de esta bahía, por tanto viven de los productos que ella nos brinda, es así como muchas familias de San Antero, Lorica y San Bernardo, han educado a sus hijos con el sudor y la majestuosidad de las actividades propias que se ejecutan en este paraíso terrenal, todo bajo un estricto manejo ambiental.

Aun no entiendo como expidieron una licencia ambiental para la construcción de un puerto de carga de carbón y otros minerales que pondría en riesgo toda esta riqueza natural, cuando el compromiso de la Corporación Autónoma regional de los Valles del Sinú y San Jorge CVS, no es otro sino el de  velar por la protección y conservación del mismo, pero bien en buena hora esa entidad reconoció su error y procedió a revocarla.

El compromiso de las autoridades ahora es mayor, desde el Gobierno Nacional, Departamental y Municipal, además de velar por la protección y conservación de la Bahía de Cispatá, es hora que se empiece a fomentar el turismo en esta zona, pero no solo el turismo tradicional de sol, y playa sino el ecoturismo o turismo ecológico en el cual es primordial la conservación, la sostenibilidad y el respeto por el entorno (cultural y natural), pues el ecoturismo es visto por varios grupos conservacionistas, instituciones internacionales y gobiernos como una alternativa viable de desarrollo sostenible.

Por otro lado es la oportunidad para que al municipio de San Antero lleguen grandes cadenas hoteleras a invertir en la zona y que por parte de las autoridades municipales se les brinden todas las garantías necesarias que facilite la ejecución de estos proyectos que traerían muchos beneficios para el municipio, eso si todo basado en los ordenamientos jurídicos y ambientales. Las cadenas hoteleras de nuestra capital Montería deben incluir en sus paquetes turísticos, el recorrido vía fluvial (o si quieren vía terrestre) hacia la bahía de Cispatá, saliendo por el majestuoso Rio Sinú, atravesando la Boca de Tinajones y llegando a la hermosa bahía de Cispatá. Así todos los turistas podrán conocer y disfrutar de toda esta riqueza y encanto que nos brinda la madre naturaleza y la divina providencia llamada Cispatá. Generando a la vez dinamización de la economía en la región.

Tenemos en esta bahía un atractivo natural que cualquier país del mundo desearía tener, por eso debemos aprovecharlo y explotarlo de manera organizada y con un criterio moderno de la ciencia turística y ecológica, pues el desarrollo sostenible de esta región no está supeditada precisamente en la construcción de ese puerto, sino en la riqueza natural existente.

Sin embargo toda esta controversia suscitada por la posible construcción de un puerto de carga de carbón y otros minerales en gran parte de su extensión deja una enseñanza a todos y en especial a los funcionarios públicos que ejercen cargos de dirección cual es que,  el interés general siempre debe primar sobre el interés particular, y que el desarrollo sostenible de una región no se debe utilizar para justificar obras perjudiciales o se instalen como una concepción que sirva para enmascarar acciones en perjuicio de los recursos naturales y del medio ambiente. Es por ello que ese famoso puerto de carga de Carbón y otros minerales en San  Antero, no  lo necesitamos, porque tenemos la bahía más rica y sostenible de Colombia.

2 Comments

2 Comments

  1. nohora gutierrez

    5 julio, 2016 at 7:56 pm

    Con todo este ecosistema que Dios nos dios el privilegio de poseer somos muy ricos y no vamos a entregar nuestra riqueza en manos de irresponsables que solo piensan en su propio bien.

  2. Roberto Alonso Rodríguez Diz

    6 julio, 2016 at 9:33 pm

    Mi distinguido, egregio, benemérito y conspicuo amigo (allá en algún rincón de nuestra humanidad, corren vestigios de una sangre en común); en primer lugar, permítase felicitarlo a Ud. y a todo ese pueblo que con enjundia, evitó el DESASTRE de lo que su pluma explica bien. Es para algunos quizá, baladí y, hasta descabellado el no permitir el pueblo de San Antero, semejante despropósito. Ya los que se creen los dueños de todo, han atropellado a: La guajira, parte del Departamento del Cesar, Santa Marta, Barranquilla, el Sur oriente colombiano, entre otros territorios de lo que hace parte Colombia.
    En fin, no estoy facultado para desaprobar, ni mucho menos teñir, lo que Ud. con excelente y profundo conocimiento, ha descrito en esta página. Pero, atendiendo a su petición de que hagamos nuestros comentarios, me atrevo a sugerir algo sobre su forma, en lo atinente al fondo, solo mi respeto y admiración. Sin embargo, lo que advertí al respecto, tiene que ver con algunas tildes (cómo-indica pregunta- , cuál…), algún pescado del conjunto de especies que Ud. resalta, no es como lo hemos llamado en nuestro pueblo, sino, con tilde en su antepenúltima sílaba; la palabra “transporte” hace años abortó a la “n” (trasporte); algún descuido cuando está hablando en plural (si se “come una letra”) cae en singular; y el uso de los signos de puntuación (las abreviaturas, llevan (.) punto, es decir, si después de escribir una de ellas va a escribir punto seguido, debe ser así: róbalo, cangrejos, etc.. Más adelante…

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply

Síguenos en redes sociales

Copyright © 2020 LA LENGUA CARIBE by JVST

Connect
error: Content is protected !!