Foto tomada de El Universal

Marido de Wendy había dicho que la iba a matar y por eso familia pide investigarlo

Los familiares de Wendy Ramírez Almario, la joven de 18 años que fue violada, torturada y asesinada en Cereté, pidieron a las autoridades de Córdoba que investiguen en primera instancia a su compañero sentimental, Deifer Guerra.

Una de sus primas, Yuviris Martínez, dijo que la última vez que Wendy estuvo en Cartagena visitando a su mamá, en la calle San Fernando del barrio Piedra de Bolívar de Cartagena, le dijo a otro primo «que el man con el que vivía en Cereté le había dicho que si lo dejaba la iba a matar».

También contó que ese primo le había hecho el reclamo a Deifer y que este le había respondido que lo hizo jugándose, pero que en ningún momento podía hacerle daño.

Para la familia también fue extraño que justo este martes cuando Juan José Ramírez, padre de Wendy, estaba reclamando el cadáver en Medicina Legal en Montería, ni él, ni su madre se acercaron al lugar y que solo se vieron para hacer las vueltas del féretro que fue regalado por un dirigente de la localidad.

Algunas personas de Cereté afirman que ellos estaban recogiendo plata para el traslado del cadáver, pero tampoco reportaron un solo peso de eso, pues esta mañana el mototaxista Juan José estaba bregando para conseguir el resto de plata porque la funeraria le cobraba 900 mil y en la Alcaldía de Cereté, entre algunos funcionarios, le recogieron 350 mil pesos.

Wendy también le dijo a otro de sus familiares que Deifer consumía drogas y que ambos se habían sumergido en ese peligroso mundo desde que eran muy niños y no habían podido salir de eso.

Sigue en shock

En una humilde vivienda de la calle San Fernando, en el barrio Piedra de Bolívar de Cartagena, hay un altar esperando la llegada de Wendy, cuyo cuerpo sin vida debía ser trasladado en la mañana de hoy.

Vecinos del barrio estaban acompañando a la madre de la víctima, quien señala que le hará una fiesta cuando llegue, pues no ha aceptado que está muerta.

Los vecinos llevarán el féretro a pie desde la Piedra de Bolívar, hasta los Cuatro Vientos y luego lo subirán al carro funerario hasta el cementerio distrital de Ternera, donde será enterrada esta misma tarde debido al alto grado de descomposición en que se encuentra el cadáver.

Versiones se contradicen

Los familiares de Wendy insisten en que el crimen no debe quedar impune y pidieron a las autoridades que entrevisten a Deifer porque en las tres versiones que ha dado a los medios de comunicación hay evidentes contradicciones.

La primera versión que entregó es que un hombre fue a buscar a Wendy en una moto al barrio Villa Celina de Cereté, populoso sector, y que ella había sacado ropa y se había ido.

Sostuvo que no estaba en la casa en ese momento y que esa era la versión que le había entregado su madre. También dijo que no había denunciado su desaparición, el pasado 30 de diciembre, porque Wendy acostumbraba a perderse por varios días.

La segunda versión que entregó a otro medio de comunicación fue que ellos estaban tomando en un lugar y que ella se ofreció a comprar dos cervezas, pero que no regresó y él pensó que se había ido para Cartagena.

La última versión que entregó a otros familiares es que había reconocido el cadáver de Wendy, el día que la encontraron en un canal de Cereté, por la ropa que tenía puesta, pues él se la había comprado para el 31 de diciembre. Sin embargo, la Policía dijo que ella estaba desnuda en el momento en que fue encontrada en una zona enmontada y que no había ropa por ningún lugar.

Luego Deifer fue en compañía de su madre a reclamar el cadáver, pero en Medicina Legal le dijeron que el proceso de identificación debía hacerlo un familiar en primer grado de consanguinidad, hecho que solo se pudo llevar a cabo en la mañana de ayer cuando mostraron el registro civil de Wendy.

La última versión que se conoció, y que no coincide con ninguna de las anteriores, es que ella estaba en la zona del Bronx de Cereté, un reconocido expendio de drogas y de lujuria a bajo costo. Varios la vieron salir de allí en compañía de cuatro hombres.

 

Deja una respuesta