Foto-ilustración

Dos menores de 14 años, una de ellas embarazada, murieron al caerles un cable de alta tensión

El hecho registrado en el barrio Villa Lozano de Soledad, Atlántico, a las 11:00 de la noche del sábado, provocó la muerte de dos jóvenes luego de que un cable de alta tensión se reventara y les cayera encima.

La descarga eléctrica ocasionó la muerte inmediata Karina Isabel Miranda González, de 14 años, y Joandry Andrea Roca, de la misma edad, quien tenía cuatro meses de embarazo.

Mientras que Deivis Isaías Arango Ahumada, de 31 años, quien se encontraba en el lugar, resultó herido y tuvo que ser trasladado al hospital de la Universidad del Norte, donde recibe atención médica por las quemaduras que sufrió en el cuerpo.

Por su parte, la empresa Electricaribe lamentó el fallecimiento de las dos adolescentes e informó que tras lo sucedido inició de manera inmediata una investigación preliminar que determinó que “se trata de un sector eléctricamente subnormal, en el que las redes no son de Electricaribe y fueron construidas en su momento por la misma comunidad. No obstante, la empresa acompañará las investigaciones de las autoridades competentes”.

Electricaribe informó finalmente que en la Región Caribe hay más de 298 mil familias que viven en sectores eléctricamente subnormales y por ende están en alto riesgo  por el deterioro de las redes.

Deja una respuesta