ARL ‘resolvió el caso Zapa’ para no pagar su muerte

Aun cuando la Fiscalía General de la Nación no ha esclarecido verídicamente los motivos por los que fue asesinado Jairo Zapa, exdirector de Regalías de Córdoba, el 27 de marzo del 2014, la ARL Positiva a la cual el funcionario estaba vinculado, resolvió el caso y manifestó que dadas las circunstancias no indemnizará a la familia, ya que su muerte es un accidente de origen común.

“Informamos a ustedes que una vez recibimos los documentos solicitados, analizadas las pruebas en conjunto y la investigación técnica del caso ocurrido al trabajador en mención, se determinó que el accidente ocurrido es de accidente común”, señaló el documento.

Y luego argumentan que, “Así, se concluye que en el caso del señor Zapa Pérez no se logran reunir los elementos necesarios para calificar el siniestro como el origen laboral. Resulta importante destacar entonces lo establecido por el artículo 12 del Derecho 1295 de 1994, el cual establece que, “toda enfermedad o patología, accidente o muerte, que no hayan sido calificados como de origen profesional se consideran de origen común”, y en consecuencia, las prestaciones derivadas del mismo, quedan sometidas al régimen general de pensiones establecido en la Ley 100 de 1993”.

[foogallery id=»54239″]

Lo curioso de la decisión de dicha empresa es que está basada en la premisa que asegura que el señor Joycer Hernández, confeso asesino del director de Regalías del departamento, “lo hizo porque encontró a su mujer, Zuán López, sentada en las piernas de Jairo Zapa”, hecho que aún no ha sido comprobado por la Fiscalía.

Asimismo, manifestaron que otra versión sería que Zapa tenía negocios con contratistas que le aseguraban pagos mensuales correspondientes a un porcentaje de la contratación asignada y que su esposa, María Isabel Valencia, ya ha manifestado públicamente que Jesús Henao, contratista del departamento, le ofreció 2 mil millones “por negocios con su marido”.

Como se recordará, el 27 de marzo del año 2014, fue la última vez que su familia lo vio con vida, al salir de su casa a cumplir sus labores. El entonces director de Regalías de Córdoba, Jairo Alberto Zapa Pérez, de 36 años, desapareció de una vivienda del barrio La Castellana, norte de Montería, donde fue citado a una supuesta reunión de trabajo. Sus restos fueron hallados  cuatro meses después en una fosa ubicada en un predio rural de Pueblo Nuevo, en la subregión del San Jorge, muy cerca de una propiedad del papá del exgobernador Alejandro Lyons. Luego que uno de los detenidos por el crimen condujera a la Fiscalía hasta el sitio.

Deja una respuesta

error: Content is protected !!