Nairo Quintana a mantener la camiseta rosada en una difícil contrarreloj

El pedalista colombiano, Nairo Quintana, volverá a subirse a su corcel de carbono este martes con el único objetivo de mantenerse en el liderato del Giro de Italia al no perder mucho tiempo en la décima etapa, contrarreloj de 39,8 kilómetros entre Foligno y Montefalco, debilidad del boyacense.

Quintana sabe que esta no es su especialidad y por eso tendrá que probar finura si quiere quedarse con la edición 100 de la competencia italiana, pues tendrá a grandes velocistas dispuestos a quitarle tiempo y bajarlo del liderato.

El recorrido completo ofrecerá un tramo recto y llano seguido de ascensos y descensos muy articulados. Se sale de Foligno que por la séptima vez será sede del Giro, se entra en calles rectas de anchura media por más de 12 kilómetros, se supera Bevagna (punto intermedio).

Se comienza a subir de nuevo con media de 4/5% hasta la Madonna delle Grazie, donde la ruta sale ligeramente. Rápido descenso a San Marcos donde el recorrido vuelve a ser recto y llano. En Bastardo (curva cerrada a U) nuevo punto intermedio y empieza una ligera pendiente que llevará a Montefalco, por primera vez sede de la etapa del Giro.

Los últimos kilómetros en un suave ascenso. Señala en el último kilómetro un tramo en cuesta abajo de una «puerta» para remontar luego en una rampa corta y empinada hasta la recta final de 200 m sobre el asfalto en anchura 6 m.

Al final, se espera que Quintana no pierda mucho tiempo, pues tendrá en la etapa once la oportunidad especial de sacar tiempo, con una jornada que ofrece tres ascensos, a pesar de que la llegada a meta sea en bajada, otra debilidad del colombiano.

Deja una respuesta

error: Content is protected !!