¿Relleno sanitario o botadero de basuras a cielo abierto?

Esa es la pregunta que nos hacemos todos los Monterianos, ¿es realmente el Relleno Sanitario de Loma Grande un Relleno sanitario o un botadero de basuras a cielo abierto?

Es bueno tener clara esa diferencia, porque los rellenos sanitarios a diferencia de los botaderos de basura a cielo abierto deben controlar los efectos negativos sobre el medio ambiente y la salud pública asociados a la disposición final de los residuos sólidos.

En estos momentos no podemos dar respuesta a este interrogante ya que no tenemos claro de qué manera URBASER como empresa encargada está garantizando que se cumplan con todas las normativas ambientales que la licencia ambiental establece.

A pesar de que ellos aseguran que no hay lixiviados, que el lixiviado está dentro del relleno, en los tratamientos, en las disposiciones que reglamenta la ley para hacerlo, que es un tema que está totalmente controlado, que cumple con los niveles que se requiere y que están continuamente haciendo las revisiones, no concuerda con lo que afirman los pobladores de la comunidad de Loma Grande, zona rural de montería donde se encuentra ubicado el relleno sanitario.

La comunidad indignada apoyada en evidencias recolectadas por ellos mismos ha bloqueado la entrada al relleno sanitario en varias ocasiones, pues han indicado que una de las principales problemáticas es el vertimiento descontrolado de lixiviados, un líquido altamente contaminante que proviene de las basuras.

Entendamos un poco que son los lixiviados y el daño que generan a la salud pública y al medio ambiente, y de porque la preocupación de todos los pobladores de la comunidad de Loma Grande.

Los lixiviados son líquidos residuales generados por la descomposición orgánica de las basuras, estos resultan de la infiltración de aguas lluvias, descomposición orgánica y la humedad que presenta un relleno sanitario. Su aspecto generalmente es de color negro, con olores fuertes y penetrantes, de manera fluida y en zonas de acumulación de estancamiento en donde presenta una capa de espuma más de tres centímetros.

Estos tienen una alta carga de sustancias químicas como ácidos húmicos, nitrógeno amoniacal y metales pesados, además de sales inorgánicas, todas estas con gran impacto negativo al medio ambiente como lo son la contaminación de fuentes hídricas, degradación del suelo, degradación del suelo, eliminación de cobertura vegetal y muerte de especies faunísticas.

En términos de salud pública, los lixiviados pueden parar al agua por diferentes medios, ya sea por vertimiento directo a fuentes hídricas o por infiltración a las fuentes subterráneas las cuales son utilizadas por los pobladores aledaños al relleno sanitario, generando diferentes tipos de enfermedades graves de carácter reversible y también irreversible, entre ellas, erupciones cutáneas, enfermedades renales, hepáticas y neuronales ocasionadas por la presencia de metales como el plomo, mercurio y cadmio que se pueden encontrar en estos lixiviados.

Por todo lo mencionado y por otras muchas causas que podríamos mencionar, cabe hacer un llamado de atención a todos los entes encargados de vigilar y controlar esta empresa que tienen a cargo el manejo y disposición final de los residuos sólidos que generamos todos los Monterianos, para que de esta forma tomen acciones correctivas sobre la adecuación física con la cual se pueda garantizar un manejo idóneo a los lixiviados generados en el relleno sanitario Loma Grande apoyados en  métodos químicos o naturales  que minimicen el impacto actualmente generado en la población aledaña y de esta manera mejorar la calidad de vida de toda la comunidad de Loma Grande.

error: Content is protected !!