Por la candidatura de Efraín Díaz Aguilar a la Cámara de Representante por Córdoba

En esta coyuntura histórica que vive el país, cuando la mayoría de su población pide a gritos cambios sustanciales en las instituciones de las tres ramas del poder encargadas de legislar, administrar y ejercer justicia, para el constituyente primario que ha venido cumpliendo un papel pasivo en la escogencia de sus representantes ante el congreso de la República, es la oportunidad para que en la contienda electoral que se llevará a cabo el próximo año pueda ejercer su soberanía en la nominación de sus candidatos.

En ese sentido y dentro de la baraja de aspirantes que se han postulado en el departamento de Córdoba para la Cámara de Representante, está Efraín Díaz Aguilar, un auténtico líder social, quien por más de 40 años de su vida ha estado dedicado al servicio de las causas nobles en pro de reivindicaciones salariales de la clase trabajadora y por el mejoramiento de la calidad ambiental y calidad de vida de los habitantes de muchos barrios de Montería y se sectores rurales del departamento.

Su liderazgo se lo ha ganado a pulso y como tal, su hoja de vida tiene el reconocimiento para impulsar su candidatura por esa cantidad de amigos que conocemos de su trabajo y de su lucha por una sociedad más justa, equitativa y tolerante la que ha brillado por su ausencia en los gobiernos que ha tenido Colombia en su vida republicana.

Efraín Diaz Aguilar, a quien conozco desde hace más de 40 años, y compartí etapas de trabajo y luchas, en la década de los 80, como miembros de la Junta Directiva de la Acción Comunal del barrio Buenavista, además de dar ejemplo de humildad, tiene unas cualidades que lo hacen ser uno de esos apóstoles que practican la ecuanimidad, la solidaridad, la mesura, la justicia, y son agradecidos con Dios y con la vida.

Quienes conocemos a Efraín, como líder social podemos dar testimonio, que sus actividades las realiza con convicción y sentido de pertenencia. Antes que dedicarse de lleno a gozar de su pensión y a disfrutar de la vida, decidió compartir su tiempo y su experiencia a servirles a los demás, sin discriminación alguna. Quienes lo conocemos como amigo podemos dar fe que su amistad la brinda desde su corazón. Su sensibilidad le impide ser indiferente al dolor ajeno, al dolor del pueblo y al dolor de patria.

Sabemos que Efraín Díaz Aguilar no cuenta con recursos económicos para financiar su campaña para aspirar a la Cámara por el Pacto Histórico en representación del Nodo Nacional Generación Humana de la Colombia humana, pero cuenta con un mar de amigos y simpatizantes capaces de utilizar las redes sociales y otras estrategias para lograr el objetivo:

Llevarlo a dicha corporación; muchos de los cuales le han manifestado su apoyo no solo en el campo electoral, sino, en lo económico, con el fin que obtenga la curul para que ya en la Cámara de Representantes presente proyectos de ley que beneficien al pueblo colombiano.

error: Content is protected !!