¿Y qué tal que no fuera católico? En el Colegio Juan Pablo II primero es la plata y luego la educación

Muchas son las quejas que ha recibido este medio por parte de algunos padres de familia del Colegio Juan Pablo II de la ciudad de Montería.

De acuerdo con lo que, manifestado por los denunciantes, es poco lo que la institución hace con relación al acompañamiento de los niños y jóvenes en cuanto al proceso de la educación virtual, pues prácticamente los han dejado a la deriva.

“Hoy mi hijo no pudo entrar a clases porque nuevamente cambiaron la plataforma y no avisaron del cambio, no tienen en cuenta al padre de familia para nada y para cobrar la pensión sí son puntuales”, sostuvo un padre de familia que prefirió guardar su identidad.

Colegio indolente, no hay bolsillo que aguante

Por si fuera poco, teniendo en cuenta la crisis que muchos de ellos atraviesan por cuenta de la pandemia, donde muchos incluso se quedaron sin empleo o sus sueldos fueron recortados, han solicitado a la institución que rebajen el costo de la pensión.

La solicitud no solo fue hecha, basada en lo anterior, sino también en que, el Colegio se está ahorrando agua, fluido eléctrico, aseo, vigilancia ente otros factores, gastos que de una u otra manera han tenido que suplir los padres de familias, ya que se les ha incrementado los servicios.

“En muchas ocasiones solicitamos que nos bajaran las cuotas de la pensión, pero, no nos responden o siempre salen por la tangente, muchos de nosotros a veces no tenemos para pagar, sin embargo, hacemos un esfuerzo y la institución no valora eso, no es condescendiente con el padre de familia”, dijo otro padre afectado.

Madres de familia han dejado de trabajar para hacer acompañamiento a los hijos

Las madres de familia de la Institución también se han manifestado ante la indiferencia de las directivas, inclusive algunas indicaron que tuvieron que dejar sus puestos de trabajo para acompañar a sus hijos en el proceso virtual

Así las cosas, solicitan al colegio, que mejoren sus estrategias, que aumenten el acompañamiento. Por lo que hacen un llamado al director Jorge Orozco Alean, que se apersone de la situación y vele por el buen funcionamiento de la Institución para que puedan llevar educación de calidad a los niños y jóvenes.

“Cómo es posible que hagan cambios en las plataformas y no avisen, deben de ser más comprensivos”, puntualizó una madre de familia, que también se dirigió al Secretario de Educación de Montería, Oscar González, para que vigile la problemática de cerca, ya que dicha situación puede estarse presentado en otros centros educativos.

Asimismo, aseveró que, “no es lo mismo educación presencial que educación virtual, por más que insistan la calidad de la educación baja, no es justo que no tengan en cuenta el sentir del padre de familia”.

En este orden de ideas, los padres de familia esperan que su clamor sea escuchado y tienen la esperanza que el colegio atienda sus solicitudes teniendo en cuenta que sus principios son católicos.  

“No puede ser que la plata pueda más, donde debe prevalecer el derecho a la educación, además el colegio tiene principios católicos, es justo y necesario que se pongan en los zapatos del prójimo”, concluyó uno de los denunciantes.  

error: Content is protected !!