Connect with us

Opinión

Chinú y Ayapel, corrupción hecha en casa

Por Victorino Gasparin.

Ya está claro que la corrupción es la líder número uno en Colombia y por supuesto en Córdoba. Así mismo está claro que gran parte la clase política tradicional del departamento está siendo objeto de investigaciones por parte de la Fiscalía General de la Nación y otra buena cantidad de congresistas,gobernadores y alcaldes se encuentran tras las rejas.

Pero a pesar de todas estas medidas privativas de la libertad, todo parece indicar que los funcionarios públicos no escarmientan y por más marchas,campañas,consultas y quejas de la ciudadanía ante los entes de control, los corruptos insisten en salirse con la suya.

El ingenio de los colombianos para hacerle trampa a las normas no descansa, y es así como al parecer en los bellos pero olvidados municipios de Chinú y Ayapel, los ciudadanos manifiestan a través de las implacables redes sociales (el arma más fuerte contra la corrupción), su descontento con sus actuales alcaldesas.

Paradójicamente en Chinú y Ayapel fueron elegidas popularmente 2 mujeres para dirigir las riendas de estas hermosas zonas del departamento llenas de abundante riqueza, pero sumidas en el abandono y lógicamente destruidas por la corrupción.

La semana anterior se desató un “encuentro” en la red social twitter, donde el ex alcalde de Chinú Orlando Medina, cuestionó públicamente a su sucesora Tereza Salamanca, a raíz de que el municipio pasó del puesto 92 en la medición a nivel nacional de su desempeño fiscal al puesto 550.
En pocas horas la alcaldesa Salamanca le respondió a Medina, provocando un sinnúmero de comentarios en la red social donde se sacaron “los trapos al sol” entre los los seguidores de ambos mandatarios, cuestionando los posibles actos de corrupción en los diferentes periodos gubernamentales.

Pero de todo esto llama la atención, y se convierte en un hecho casual para muchos y planeado para otros, que ambas mandatarias tanto Salamanca, como Nader, tienen familiares quienes son señalados por la comunidad de estar siendo los principales benefactores de la contratación de obras públicas en sus respectivos municipios.

Se trata de Luis Alejandro Castillo y Cristian Pupo Nader, el primero es yerno de Teresa Salamanca y el Segundo es hijo de la actual mandataria de Ayapel Marisela Nader. Ambos ingenieros civiles de profesión, se convirtieron en los principales contratistas de la administración Lyons durante los años 2012 a 2015 y quienes en asocio llegaron a ejecutar más de 80 mil millones en contratación pública.

A raíz de este fortín y con el aval del ex gobernador Alejandro Lyons,se predica que estos contratistas lograron financiar en su totalidad la campaña de sus familiares y hoy son señalados por parte de los pobladores y diversos medios de comunicación de ser los beneficiarios de esta nueva torta contractual y burocrática. Lógicamente usando al parecer todo tipo de estrategias jurídicas para apoderarse de los jugosos contratos y pasar inadvertidos por parte de los órganos de control, pero bajo la lupa de todos los ciudadanos quienes manifiestan su inconformismo y algunos se atreven a denunciar en las redes sociales.

Así las cosas, este cuento de la corrupción como negocio de familia parece que nunca va a terminar y seguirá siendo el común denominador para la sociedad. Los cordobeses de bien seguiremos luchando para que estos presuntos entramados no sigan siendo el pan de cada día en nuestra región. De igual forma seguiremos denunciando y pronunciándonos, empuñando la única arma que tenemos para atacar este flagelo: las redes sociales.

Coda: A la fecha se encuentran privados de la libertad Musa Besaile,Bernardo Elias, Martín Morales y Zulema Jattin. Aún así a algunos funcionarios públicos les quedan ganas de seguir delinquiendo . Es penoso.

Síguenos en redes sociales

Copyright © 2020 LA LENGUA CARIBE by JVST

Connect
error: Content is protected !!