Connect with us

Opinión

Tres de oro para reflexionar, ante las absurdas y tontas peleas de Uribe y Santos

Roberth AnguloPor: Roberth Angúlo Santos

Mientras en Colombia, Uribe y Santos disputaban sus propios juegos olímpicos por sus diferencias políticas, ideológicas, y hasta personales, los atletas colombianos buscaban dejar el nombre de nuestro país en lo más alto de la competición más importante del mundo, los juegos olímpicos de Rio, que finalizaron ayer domingo 21 de agosto con gran éxito para Colombia.

Los deportistas no se equivocaron y cumplieron, los Juegos Olímpicos de Río en Brasil, quedarán en la memoria de millones de colombianos. Las ochos medallas alcanzadas (tres de oro, dos de plata y tres de bronce) igualan la cantidad obtenida en Londres 2012, pero las tres doradas marcan un hecho sin precedentes en el deporte olímpico, sin desmeritar los diplomas olímpicos conseguidos por Habib De Las Salas, Lina Marcela Rivas, Mercedes Pérez, John Murillo, entre otros, quienes han ganado este reconocimiento que genera, entre otras cosas, el orgullo de haber representado al país, el hecho de haber llegado hasta el final y que por uno u otro motivo no pudo concretarse en el sueño de todo atleta en estas justas, el oro. No obstante, el valor de obtener el diploma, genera, la motivación de seguir adelante, de superarse. El deportista es un ejemplo de la lucha contra uno mismo, contra los límites de la mente y del cuerpo, con la constante perseverancia para ser cada vez mejor. A veces, en los momentos decisivos de la competencia, juegan variantes que influyen en el resultado.

Mientras  nuestros atletas nos hacían vibrar con sus gestas y hazañas en Rio, las justas disputadas en Bogotá  por Uribistas y Santistas continuaba su marcha. Una pelea para alquilar balcones de dos funcionarios pesos pesados, los contrincantes la ministra Gina Parody y el procurador Alejandro Ordoñez las acusaciones iban y venían de un lado al otro, como cual pelea de mercado, por las famosas cartillas de identidad de género, pero la disputa por el pódium en Brasil estaba mejor y el colombiano Oscar Figueroa opacó la trifulca entre los pesos pesados y nos entregó el primer oro para el país en el levantamiento de pesas, el cual disfrutamos con gran algarabía.

El rifirrafe en las calles y redes sociales que hacían las veces de tinglado, por el sí y por el no del plebiscito, el twitter de Martin Santos contra el hijo de Pacho Santos por su condición sexual, fueron unos constantes open de derecha e izquierda y rectos al mejor estilo del pleito protagonizado por Yuberjen Martínez con el uzbeco Hasanboy Dusmatov , mientras esa contienda tomaba un rumbo de altos quilaté y empezaba a fastidiar a la audiencia, el combate de Yuberjen por el oro olímpico, nos ponía a soñar, al final nos quedamos por primera vez en la historia, con una medalla de plata en el boxeo olímpico y un campeón en potencia como lo es, el púgil de turbo.

Los Uribistas en su ardua lucha contra el Santismo, citan a la ministra Gina Parody a un debate en el congreso, allí se generó otra batalla campal, expresiones como “El verdadero escándalo es que con mentiras y manipulación, congresistas y políticos cocinaron una manifestación contra una campaña que el país lleva implementando desde hace 20 años. Lo hacen por odio, por intolerancia, porque soy gay” afirmó Parody… Pero el país ya estaba hastiado de ese tema y a esa altura del partido cada quien tenía su propio concepto de lo que había ocurrido, por lo que poca atención se le prestaba a ese acontecimiento, pues  todos estábamos concentrados en Rio, porque una estampa de Mujer,  llamada Caterine Ibargüen lograba el 2do oro para Colombia en el salto triple, la felicidad y alegría nuevamente unía a los colombianos.

Cuando la disputa entre los ex presidentes y sus más acérrimos escuderos se encontraba en aparente calma, nuevamente el país explota de alegría, pero esta felicidad no era generada por Uribistas ni Santistas. Esta vez fue otra deportista, una linda antioqueña, de mediana estatura la que alborotó y puso a gritar al país por ganar la 3ra medalla de oro en las justas olímpicas. De esta forma, Mariana Pajon  ratificó porque es la mejor del mundo en el BMX y nuevamente nos hizo sentir más orgullosos de ser colombianos.

La destacada actuación de Colombia en rio nos deja una enseñanza, y es que definitivamente tenemos que apostarle al deporte, que cuando hay inversión se logran los resultados, los medallistas Figueroa, Ibargüen y Pajon Vallecaucano y antioqueñas respectivamente, pertenecen a las potencias deportivas del país, departamentos donde hay más inversión presupuestal, necesitamos que esto se replique en las demás regiones, para que en el futuro no tengamos solo 3 sino 30 medallistas de oro y seamos una potencia a nivel mundial en el deporte.

Necesitamos que en el campo internacional nos reconozcan por la valentía, la gallardía, el coraje y el triunfo de nuestros deportistas, y no por las absurdas y tontas peleas de Uribe y Santos, que jamás construirán patria sino que por el contrario le harán mucho daño a nuestro país.

A Uribe y  Santos les dejo esta reflexión de Nelson Mandela “El deporte tiene el poder de transformar el mundo. Tiene el poder de inspirar, de unir a la gente como pocas otras cosas, tiene más capacidad que los gobiernos para derribar las barreras sociales”.

Click to comment

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply

Síguenos en redes sociales

Copyright © 2020 LA LENGUA CARIBE by JVST

Connect
error: Content is protected !!