Connect with us

Victorino GasparinPor: Victorino Gasparín

Mucho se conversa en estos días de la famosa empresa de banda de músicos que contrata obras civiles a lo largo del territorio nacional, con estupor observamos las noticias, vemos como ciertos ingenieros han degradado la profesión, lo cierto es que esta bonita labor de construir,  con estos acontecimientos se ha visto empañada, consecuencia tal y como reza el dicho “Una fruta podrida daña el resto”.

Muchos Ingenieros costeños se encuentran molestos por todas estas noticias que enlodan la profesión, hasta los nuevos ingenieros que vienen con la ética sin corromper se encuentran impresionados, para referenciar un caso particular el Contrato No 706 de 23 de Noviembre del 2012 que tiene por objeto: “ Contratar la construcción y dotación de la Unidad materno infantil y mantenimiento de las unidades de apoyo básicas en el bloque B de la  ESE hospital San Jerónimo de Montería en el departamento de Córdoba”, Un objeto muy claro según sus alcances y el monto contratado por $ 13. 451.441.456 millones de pesos; se puede notar que esta obra tiene 4 años de haber sido contratada y por su estado hoy,es un elefante blanco más, de esos que hay a lo largo del departamento, coincidencialmente el contratante es el “CONSORCIO UNIDAD MATERNO INFANTIL,  cuyo representante legal es LEONARDO JALIL DAVID ORDOSGOITIA, el mismo que está involucrado en el escándalo  de la usurpación del NIT de la banda de músicos, del maestro Gustavo Fontalvo, y que hoy tiene indignada a la sociedad cordobesa y nacional.

En documentos obtenidos de un acta entre la interventoría CONSORCIO INTERHOSPITAL y quien actúa como representante GIAN CARLO AVENA CORRALES, el contratista y CARLOS ARTURO ANGULO MARTINEZ Secretario de infraestructura de la época con  fecha 23 de enero de 2013 y por solicitud de la interventoría levantan acta de suspensión de la obra con el argumento de la revisión de los diseños por parte del Ministerio de Protección social, el Departamento de Planeación Nacional, para su revisión y aval por parte de dichas entidades. A su vez el contratante (Gobernación de Córdoba) se hace responsable de presentar los ajustes al diseño y que estarán a cargo del Consorcio Unidad Materno Infantil. Y es aquí donde preguntamos ¿Porqué se licitó  un proyecto con inconsistencias en sus diseños? Esta particular forma de contratar hace ver que dentro de estas licitaciones existe algo oscuro, como contratar malos diseños ajustarlos y adicionarles recursos en el camino, una forma de desangrar los recursos del Estado en complicidad con los entes como Ministerios, Planeación Nacional y Gobernaciones, un negocio jugoso donde hay muchos entramados.

Los mismos que aparecen como contratista y secretario de infraestructura de esa fecha son los mismos funcionarios hoy en día, es decir nada cambia, son los mismos con las mismas, al parecer el sistema es cíclico nada cambia, nada se transforma, mientras Montería y el Departamento sigue con los índices de muertes prenatales embarazos no deseados en niveles altísimos en atención y prevención, por si fuera poco la salud en cuidados intensivos; han pasado 4 años y el elefante blanco de la Unidad Materno Infantil es el adorno navideño del parqueadero del primer centro asistencial del departamento.

Curiosas casualidades Saltan a la vista de todos y los entes de control parecen hacerse los ciegos, sordos y mudos, La “Banda Papayera contrato” usurpó un NIT con otros fines y no pasa nada, El Consorcio Unidad Materno Infantil, cumplirá 5 años y no ha terminado la obra teniendo como representante legal a Jalil David Ordosgoitia, y Otto Lascarro en la Banda papayera, todos oriundos de chinú Córdoba, se deduce que en el  sancocho, dispuesto en este fandango de contratos hay una mafia para contratar y no ejecutar las obras,  a su vez como en todo cartel debe haber un jefe, un pez gordo o capo con poder,  que impide que a estos contratistas les caiga el peso de la ley. Esperamos que el nuevo fiscal general le dé un vistazo a estos contratos, disponga a su nuevo fiscal anticorrupción Gustavo Moreno a revisar y se puedan dar resultados o al menos terminar las obras.

La otra perla es el Interventor GIAN CARLO AVENA CORRALES inmerso en una investigación por responsabilidad fiscal cuando con su firma INGEOBRAS SAS, realizó contrato de interventoría en el municipio de Ciénaga Magdalena en el contrato 274 con Auto de Apertura de Proceso de Responsabilidad Fiscal N°80471-80473-043-1044.

Como se puede ver todos los contratistas e interventores tienen serios cuestionamientos en la ejecución de proyectos, y de alguna u otra forma están en disputa, lo peor es que hoy siguen contratando. El secretario de infraestructura es el mismo que hace días salió a inspeccionar el hospital, dándose golpes de pecho y anunciando  que realizaría un diagnostico en la infraestructura para hacer las inversiones en el hospital San Jerónimo. Esto huele mal y en las narices de los entes de control, la corrupción campea, Por el moribundo centro asistencial, el gobernador un títere del sistema repite como loro; Fuentes extraoficiales nos cuentan que hace 15 días el consorcio Unidad Materno infantil recibió un pago adelantado por más de 600 millones de pesos, fuentes también consultadas cuentan que la construcción no cumple con las normas hospitalarias ni con el RETIE que avala las instalaciones eléctricas y se conoce que el operador de red no ha dado los permisos para conexión por que no están correctamente construidas.

Esperamos que este contrato se culmine por el bien de la salud de los cordobeses, contratistas e interventores de lo contrario estamos ante el robo más descarado y el cartel más grande de la contratación en Colombia y que Jalil David no sea el nuevo NULE.

Click to comment

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply

Síguenos en redes sociales

Copyright © 2020 LA LENGUA CARIBE by JVST

Connect
error: Content is protected !!