Connect with us

Opinión

Lo bueno, lo malo y lo feo de las coaliciones políticas


Por: Giorginne Mendoza

Cuando se tiene aspiraciones políticas, se debe contar con el aval de un partido político y por supuesto con las llamadas coaliciones; y es que lograr la victoria para ser mandatario del departamento, requiere de un trabajo arduo, donde se le debe hacer guiños no solo a los electores, sino a aquellos grupos que representan un apoyo, llamadas alianzas para lograr cumplir las propuestas.

Por eso y hablando de las famosas coaliciones, revisemos las de nuestros candidatos:

Encontramos al Dr. Orlando Benítez Mora, economista de profesión, militante y diputado del Partido Liberal, durante tres periodos consecutivos, lo cual es un punto a favor, que vendría siendo lo “bueno”, bastante tiempo como para conocer, gestionar y cumplir sus propuestas, a los que le dieron ese voto de confianza y poder demostrar su trabajo durante estos 12 años.

Sin embargo, y atendiendo el caos de su partido político, donde no se sabe quién dirige a quien, ya que para nadie es un secreto, la división interna del mismo, y su respectivo conflicto de intereses, le tocó vivir lo “malo”, porque a pesar de tener tantos años militando en el mismo, casi se queda sin aval.

¿Por qué sería? la respuesta no la tengo, pero, así como cuando te salva la campana, y se hacen las coaliciones con uno que otro partido, entre esos los inimaginables. Sí, increíble, Arleth Casado, nuevamente con Fabio Amín, que bonita es la política.

Por el partido Conservador, el grupo del senador David Barguil,  y ni hablar de Erasmo Zuleta Bechara, en representación del partido de La U, ganador de la pasada contienda política con los hermanos Besaile, que apropósito no los dejó muy bien parados frente a los cordobeses, puesto que en efecto, ese era su segundo periodo con resultados más que negativos, vergonzosos para el departamento, pero tranquilos eso aquí no tiene importancia.

Luego de la nada, suenan uno, dos y hasta tres nombres de aspirantes para ganarse ese aval, que lo hizo sentir “feo” con seguridad, tanto que llegó a  expresar que de no recibir dicho aval renunciaría al partido Liberal, pero se salvó y quedó Orlando Benítez Mora, con el aval por supuesto del Partido Liberal y el infaltable coaval del partido de la U,  asegurando su candidatura para su fortuna el 26 de julio día su inscripción, acompañado por sus fieles seguidores y por sus coequiperos.

Por otro lado, tenemos al Dr. Carlos Gómez Espitia, abogado de profesión, y candidato por segunda vez a la Gobernación de Córdoba, hoy con el aval de la alianza denominada “Córdoba tiene futuro”, entre el partido Centro Democrático y Cambio Radical, quien mediante encuesta obtuvo el 72% de respaldo.

Se puede decir que lo “bueno” es que su incursión en el escenario político, se debe a la combinación  de componentes estratégicos morales y legales (ya que hasta la fecha no cuenta con ninguna investigación en curso en su contra), acompañados  de su gran carisma y vocación de servicio, que  concretan para estos dos partidos un original líder.

Hoy, por esas cosas de la vida, como cuando decimos que la vida todo no los retribuye, se le sumaron los en las pasadas elecciones no lo apoyaron ¿por qué sería? pues más que estrategia, lo veo como una sanción política por parte de aquellos que apoyaron la pasada coalición “Besaile – Bechara”, que dejó diferentes cuestionamientos durante su administración, que perjudicaron en gran manera el desarrollo y buen nombre del departamento.

Dentro de esta gran coalición encontramos, una parte del partido Conservador en cabeza de la senadora Nora García y el Representante la Cámara Wadith Manzur, un sector del partido de la U, en cabeza de la exsenadora Zulema Jattin y los Representantes a la Cámara Jorge ‘Titi’ Burgos y Sara Piedrahita.

Lo que es razonable, puesto que el candidato es oriundo del municipio de Lorica, y sería imperdonable que su gente no le apoye, y lo impensable es que el exsenador Bernardo el “El Ñoño” Elías, y el aspirante a la Cámara Julio Elías Vidal, quienes sin dudarlo ni un momento, brindaron su apoyo en esta ocasión al candidato Carlos Gómez.

Lo “malo” es que atendiendo la división de algunos partidos en Córdoba, no contó con el apoyo de uno que otro, lo que para él en realidad, no es tan malo. Sin embargo, lo “feo” es que encontramos que algunos electores lo señalan por haber ocupado un cargo público en la administración del exgobernador Alejandro Lyons, quien, para nadie es un secreto que su partido bandera desde el principio ha sido el partido de la U y sus padrinos los hermanos Besaile Fayad, los Bechara y José Eduardo Tous, no obstante, para sorpresa de los que llaman corrupto a Carlos Gómez, hoy no le apoyan, y le dieron su distinguido patrocinio a otro candidato. 

Por último y no menos importante encontramos a la Dra. María Milene Andrade García, abogada de profesión, y trabajadora social de vocación, recibió el aval del partido Colombia Justa Libre, que es un partido político de origen cristiano fundado en Colombia en 2017, lo “bueno” es que es la única mujer en la baraja de candidatos a la Gobernación de Córdoba, dándole un plus a la contienda política y  al ser un movimiento político cristiano ha utilizado el lema “la fuerza de la honestidad”.

Y de eso sí que necesitamos bastante, pero a pesar de eso, sabemos que se requiere de más, para lograr una victoria, lo “malo” es que hasta el momento ningún otro partido le ha tomado la vocería para trabajar de la mano por este proyecto.

Esperemos a ver qué pasa durante los días que restan para las elecciones a ver si estas coaliciones son propicias para cumplir las metas de estos candidatos que en ultimas todos van por el palacio de Naín.

Síguenos en redes sociales

Copyright © 2019 LA LENGUA CARIBE by JVST

Connect
error: Content is protected !!